domingo, 24 de octubre de 2010

D. Fernando Alonso o la Fuerza del Optimismo


Nunca he sido optimista, todo lo contrario, siempre he estado un poco dominada por "el sentimiento trágico de la vida", una actitud que siempre me ha hecho ver las cosas con algo de escepticismo y con un exceso de realidad, como no queriendo creer, por si las moscas, que algo bueno pueda ocurrir (¡¡¡con lo bonito que es eso¡¡¡).

Pero la vida, que a veces es más que sabia, me ha llevado por caminos difíciles que me han enseñado cosas tan básicas como: " no puedes permitirte estar hundida, porque si no, irremediablemente lo estarás" o "además de lo anterior, cuanto más te hundas, más dificil será salir". Y otras lecciones de la vida, esa que decía que es más que sabia.

Pero lo que definitivamente me ha servido para cambiar el chip es aprender de las personas optimistas que me he encontrado por el camino. Al principio cuesta un poco, me pasaba como a aquel pesimista del chiste al que le decían: "No te preocupes, ¡¡que te quiten lo bailado¡¡¡", y que respondía diciendo: ¿Y si me lo quitan?  Pero después he descubierto que todo puede aprenderse si uno se empeña, y, poco a poco, como por arte de magia, resulta que voy a ser optimista (la vida da una de vueltas...).

Una de las personas que más me han enseñado a ver el lado positivo de la vida ha sido un buen amigo, Santi, que parece que lleva puestas unas gafas con cristal rosa, es realmente increible como puede cambiarte el chip con dos palabras. Lo dicho, increible. 
También es conveniente darse una vuelta por cierto blog ("El infierno Verde") para aprender el significado del pensamiento positivo y del optimismo.


Respecto a Fernando Alonso, se han dicho muchas cosas hoy mismo, después del GP de Corea, en el que ha ganado, de una manera magistral, y después del caos del inicio. Parecería que todo lo que dijera sería redundar ya que, creo que se ha dicho todo, respecto a la carrera, a su gestión del campeonato, su liderazgo... Y como todo eso ya lo han comentado personas más expertas que yo, más bien quería referirme a su actitud mental, la fortaleza que le hace salir de la adversidad con fuerza y optimismo, y luchar por lo que desea, con estas mismas armas.

Siempre me ha parecido admirable esta actitud, pero no tanto en los buenos momentos, porque aquí parece fácil, como en los aquéllos que no son tan buenos. No tengo más que recordar aquellas carreras con el R29, que era una cafetera, para darme cuenta de que si había algún buen resultado entonces, era debido a que él hacía lo imposible por que eso pasara. Y una vez, y otra vez, sin decaer (peores serían los ánimos en 2007).

Y ahora nos encontramos con la posibilidad de que pueda ganar su tercer campeonato del mundo, y estamos todos más que ilusionados por ello (bueno, todos menos los antialonsistas y algunos periodistas ingleses, entre otros), y yo me pregunto si será tan imposible que eso pase, o simplemente lo imposible sólo tarda un poco más, o, ¿realmente es imposible?. Y casi que lo estoy ya viendo.

Se nota que voy aprendiendo cada día un poco más sobre lo que es el optimismo, seguramente porque, por los motivos que sean, o porque la vida me empuja continuamente a ello, he decidido desde hace tiempo, simplemente ser feliz.



PD: Y no le permito a ningún "cenizo" que me estropee el momento. Y, por eso precisamente, no he hecho ni una sola mención al desastre de organización del GP de Corea, mejor ni hablar.







6 comentarios:

Damon dijo...

Sobre el tema del optimismo habria mucho que decir, pero lo indiscutible es que hoy por hoy, por mucho que les pese a la mayoria de la prensa anglosajona, los antialonsistas, a los aficionados de siempre de la F1, o a mi mismo, Alonso esta en otro nivel. No solo es mejor que el resto si no que lo demuestra carrera tras carrera, y mas aun si se analiza el campeonato en su conjunto. Nada que decir por tanto, excepto que viendo el resto de sus rivales no albergo grandes esperanzas de que la F1 vuelva a recuperar a corto plazo uno de los alicientes que ha tenido en alguna de sus mejores épocas, la competición pura y dura, la rivalidad casi 'deportiva' entre pilotos que compiten por ser mejores que sus rivales (no por ganar). Nunca ha sido la pieza clave de ese espectáculo, y si lo fuera lo desvirtuaría como tal, pero nos ha dado algunos de sus mejores momentos.

PD: Espero no haber sido un "cenizo".

Lola dijo...

Damon,
Todo lo contrario, no sólo no eres cenizo sino que creo que dices algo que es totalmente cierto: hay cosas en la F1 actual que dan un poco de grima, y ya no es lo que era, pero también hay que tener en cuenta que todo en la vida evoluciona y lo que antes tenía razón de ser, ahora quizás no lo tenga tanto.
En todo caso, es lo que hay, y no creo que vaya a cambiar nada.

Te agradezco tus comentarios y te doy la bienvenida, pásate por aquí cuando quieras, que la tristeza ya quedó atrás y he decidido en vez de ella, instalar el optimismo (a ver si tengo más seguidores, jeje).

Cata dijo...

¡Vaya!, me siento tan identificada con los primeros párrafos que has escrito que si dijera algo ¡sería como contestarme a mí misma! Eso sí, "El infierno Verde" me queda tan cerca que los paseos entre sus vericuetos suelen servir de contrapartida...

¡Y qué decir de Fernando!, a mí me recuerda un poco a ese pequeño diablo del infierno anterior. Potente, frío y calculador cuando su despejado cerebro apunta con denuedo a su fin primordial. Todo corazón y desbordante vitalidad en cada paso hacia delante.

Decididamente apostaremos por el optimismo y, ¿por qué no?, nos dedicaremos al objetivo del encuentro de la felicidad. Venga, ¿dónde hay que apuntarse? ¡Ya somos dos!

Lola dijo...

Cata,

Cuanto me alegro de encontrar a alguien que se identifique conmigo, sobre todo en algo tan humano como ver la vida a través de un cristal oscuro.
Pero de verdad te digo que a mí me ha resultado muy útil para cambiar esto el rodearme de personas optimistas y positivas, y, como quien no quiere la cosa, resulta que un día me descubro y veo que ¡¡soy optimista¡¡ Increible, de verdad. Tú tienes suerte de que te quede tan cerca ese "Infierno Verde", jeje.

Y lo de Fernando, ¿qué vamos a decir que sea nuevo? Sólo que en momentos difíciles, cuando no tengo ánimos para levantarme me pregunto qué haría él y está muy claro: levantarme y luchar las veces que sean necesarias.

Bueno, pues ya somos dos optimistas en la lista, a ver cuantos terminamos siendo, jeje.

Muchos besos

Orroe dijo...

Yo venía a agradecer la mención en la entrada, pero leyéndoos... XDDDDDDD

Un besote ;)

Jose

Lola dijo...

Jose,

No tienes que agradecer nada, sólo digo la verdad, pero me alegro de que te pases por aquí.
Ya sabes, a seguir cruzando los dedos, que este año va a ser el año de los optimistas y de Alonso.

Besossss