martes, 19 de octubre de 2010

El dilema de la felicidad

En este mundo en el que vivimos, influido por cosas muy poco esenciales y basado en la valoración del exterior de casi todo, nos encontramos siempre con que tenemos un dilema: tenemos que buscar la felicidad.
A toda costa, sin pensarlo mucho y digan lo que digan.

Pero a veces, esto resulta como buscar una aguja en un pajar, y es porque nadie nos ha enseñado ni lo que es, ni donde está, ni en qué consiste. Si yo fuera Punset sabría decir algo de manera científica al respecto, pero como no lo soy, lo único que podría hacer es plagiarle (ya ha escrito el hombre un libro al respecto de la felicidad, muy bueno, por cierto).

Normalmente, me encuentro con personas que basan su alegría y felicidad en cosas muy variadas, en el dinero (casi todo el mundo), en salir, en tener novio (¡¡si yo hablara de la obsesión de algunas amigas¡¡¡), y yo, pues me planteo muchas veces por qué soy feliz, si es que lo soy, ¿qué me hace feliz?

Es todo tan relativo, en días como hoy, que no soporto a nadie, que quiero aislarme y olvidarme de problemas, me siento muy feliz con cada una de las veces que respiro. Sin embargo, tengo días más ambiciosos, a corto, medio y largo plazo. No sería muy interesante hacer una lista de las cosas que me hacen feliz, lo único que puedo decir es que no soporto a aquellas personas que tienen todo en la vida y no saben valorarlo, y que, por ello, viven amargadas y amargan la vida a los demás.

Por eso, tengo que decir que, aunque vengan días como el de hoy, tengo la obligación de valorar y hacer valorar lo poco o mucho que tenga, alguien un día me lo dió para que yo lo hiciera así.

Ahora, eso si, hay momentos en la vida en los que la felicidad se sobredimensiona espectacularmente, como en algunos momentos puntuales en los que se ve a Alonso en el podio, o al innombrable fuera de él (malaaaaa que soy¡¡¡), o miras a una personita llamado Jairo...Ay, la felicidad es tan relativa¡¡¡ tan fugaz¡¡

Momento 1 de felicidad extrema
Y yo me sigo preguntando: ¿A alguien le interesarán estas chorradas que escribo?

2 comentarios:

Cata dijo...

La curiosidad me ha traído hasta aquí a interesarme por tus reflexiones y decirte que comparto lo que valoras.

Voy a seguir el consejo que ayer mismo oí de labios de Elsa Punset para dormir mejor, y dejar aquí escrita la palabra "Felicidad" para pensar mañana sobre el asunto...

En un par de horas podré comentarle a Jose (que tiene la suerte de conseguir dormir como un tronco), que te he encontrado por aquí.

¡Te deseo toda la felicidad del mundo!

Un besote, C.

Lola dijo...

Cata,

Bienvenida a mi "humildísimo" blog, creado por la casualidad (y por un momento de tristeza también).

Tengo que decirte que me ha hecho muchísima ilusión encontrar tu comentario, y, sobre todo, ver que por fin tengo seguidores, jeje.

Ah, y espero que la felicidad nos toque un poco a todos/as.

Besos