miércoles, 6 de marzo de 2013

Te doy la voz y la palabra



























Tal vez hoy sea un buen día para hacer un ejercicio de memoria y pensar en ti. 
No es que haya dejado de hacerlo, ni que el recuerdo sea menos intenso, es simplemente que un día, quizás, se enciende una luz que te indica que los recuerdos vienen y se instalan en tu memoria por alguna razón.

Seis años...pero la imagen de unos ojos que se apagan siempre permanece, y vuelve, de manera recurrente, para hacerme comprender que sí, que sigues a mi lado, y que lo harás siempre, porque esa mano que yo siempre he buscado es la tuya.

No necesito más palabras para que sepas, si puedes oírme, que cada día, y cada noche, y cada despertar te pertenecen, aunque pasen otros seis, o quince, o veinte años. Y que, si miro al horizonte, donde se intuye todo lo que es trascendente, aparece tu sonrisa, y hasta puedo oír cómo me dices muy bajito, desde aquella lejanía, que por fin sabes que todas nosotras estamos contentas. 

Y no te hará falta preguntarlo nunca más, si lo estamos es por tu recuerdo.

A la memoria de Santiago Cámara Pozuelo.


6 comentarios:

Vania dijo...

Hola que tal, mi nombre es Vania y soy webmaster de algunos blogs... me gusta mucho tu blog y quería pedirte permiso para enlazarte a mis blogs, Así mis usuarios podrán conocer acerca de lo que escribes.

si estás interesado o te agrada la idea, contáctame a ariadna143@gmail.com para acordar el título para tu enlace. Y si no fuera mucha molestia, me puedes agregar tu también una de mis webs. Espero tu pronta respuesta y sigue adelante con tu blog.

Vania
ariadna143@gmail.com

Cata dijo...

Sólo alguien muy especial puede provocar sentimientos tan gratificantes, sólidos y perennes.

Debió ser un gran ser humano, enhorabuena por haberle tenido tan cerca.

Besos,

Cata.

Cata dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lola Cámara dijo...

Cata,

Sí que lo fue, independientemente de que fuera mi padre. Quizás puedo hacer poco ya por él, pero por lo menos el recuerdo es algo que me alivia.
Gracias por tus palabras, siempre son bienvenidas y me alegran.

Besos,

Lola

Guillermo Ortega Sánchez dijo...

Lola, que maravilla de post con tan pocas palabras, así son los sentimientos. Tuve la suerte de taner un gran padre, ahora lucho por llegar a serlo.
Cuánto daría por que mis hijos el día que yo falte pudieran aunque fuera sólo un segundo en 100 años recordarme como lo has hecho tú con tu padre.

Lola Cámara dijo...

Guillermo,
Estoy segura, por lo que leo en tu blog, que tus hijos te recordarán de manera similar, porque a un padre se le quiere con locura, y, si además tiene muchas cualidades positivas, mucho más.
Gracias por leerme,

Un beso para ti y tu familia.

Lola