lunes, 21 de enero de 2013

I Have a Dream



"Ben, prepárate para tocar Precious Lord, Take My Hand (Señor, toma mi mano) en la reunión de esta noche. Tócala de la manera más hermosa"....Y se hizo el silencio. Nadie pudo escuchar más que los sonidos que preceden a la tragedia, y  Dios tomó la mano de Martin Luther King.

Fueron las últimas palabras de Martin Luther King antes de ser asesinado un 4 de abril de 1968 en Menphis (Tennessee). Las últimas palabras de alguien que anduvo por tantos lugares aportando un mensaje de esperanza en la libertad y la dignidad del ser humano, y que dedicó su vida a una lucha sin tregua por los derechos civiles de la población de color de EEUU.

No ha perdido su actualidad, sigue vivo en los discursos de todos aquéllos que luchan por lo que es hermoso y puro, quizás una utopia, un sueño irrealizable, algo imposible que nos da miedo expresar...pero todos tenemos sueños, y algunos de ellos hasta pueden cumplirse.

Yo sueño con un País llamado España, esa tierra que es grande y generosa, y en mi sueño veo cómo algún día podremos olvidar que las divisiones nos llevaron a la muerte y a la pérdida de la libertad.

Yo sueño que en esa tierra llamada España suena la música que nos llevó a luchar por recuperar nuestra identidad perdida, que nos motivó para salir a la calle a gritar sin ira y a perdonarnos unos a otros.

Yo sueño que algún día todos, en esa tierra llamada España, volveremos a recuperar la esperanza en la grandeza de nuestras instituciones y leyes, pensando que no son ellas nuestras enemigas sino la clave de nuestro futuro.

Yo sueño que este País llamado España hace honor a su grandeza y defiende con uñas y dientes los derechos y libertades de sus ciudadanos, esos por los que nuestros antepasados lucharon, y que defendieron incluso con sus propias vidas.

Yo sueño con que la Libertad y la Igualdad que representa este País llamado España se haga algún día efectiva, para que todos y todas los que aquí nacemos, vivimos y morimos podamos tener la misma condición de personas con dignidad. 

Yo sueño con no volver a ver las imágenes de la desesperación, la pobreza y la muerte de algunos de los ciudadanos de este País llamado España, y sueño con no volver a ver cómo los que nos representan vuelven la vista ante este horror.

Yo sueño con que algún día me levantaré por la mañana y escucharé aquélla canción de esperanza que Martin Luther King no pudo llegar a escuchar. Y sueño con sus palabras, y las de tantos otros y otras que murieron o dedicaron su vida a la lucha por los derechos y libertades de los demás, en un acto de generosidad sin límites, que a veces, aunque se tarden muchos años, da sus frutos y se convierte en un sueño cumplido. 

Porque quizás Martin L.K. nunca pudo imaginar ni soñar, que un simple hombre de color pudiera hacer realidad un sueño, y dedicarle Precious Lord, Take My Hand (Señor, toma mi mano), de la manera más hermosa.



Porque los sueños no tienen nacionalidad, ni banderas, ni pertenecen a nadie más que a los hombres y mujeres que son capaces de luchar por ellos...por la Igualdad, la Libertad y la Dignidad de todos ellos en cualquier lugar de este Planeta llamado Tierra.

2 comentarios:

Cata dijo...

Son los sueños los que posibilitan dar el primer paso que precede a los siguientes. Si los anhelos son compartidos nos hacen más fuertes y decididos.

¡Brindo por que se cumplan todos nuestros mejores sueños!

Lola Cámara dijo...


Y yo brindo contigo¡¡ para que nadie nos quite nuestros sueños, y para que tengamos la fuerza de seguir adelante para conseguirlos a pesar de las dificultades.

Un beso, Cata

Lola